COMPETITIVIDAD




Competitividad sana

Una de las palabras mágicas en el desarrollo de cualquier actividad, incluso un emprendimiento, es la competitividad; que por definición significa en realidad una disputa o contienda entre 2 o más personas sobre algo.

Sin embargo la competitividad personal en sí, es la pericia, aptitud idónea para intervenir en un asunto relevante sobre algo en especial.

La competitividad se relaciona con ser mejores cada día, con la educación, con la capacitación y con la mejora continua creando valores que nos marquen de por vida.

La competencia debe ser positiva, sin perder la humildad pues muchas veces al querer ser mejores perdemos la humildad y debemos distinguirnos debe solamente por las cosas que mejor hagamos y le pongamos mucha fé y corazón.

Entre más trabajes en lo que te gusta, con sencillez y humildad serás tendrás esa virtud que le llamamos competitividad.

Ser competitivo depende de tu actitud y el esfuerzo que le pongas a cada cosa que hagas, siempre sanamente.

Con respeto y aprecio
Cuaumaciel