VIVE LA VIDA FELIZ


Vive la vida feliz

Hoy vive la vida lo más feliz que puedas 

Cada día nuevo que te levantes vive la vida de la mejor manera... ¿Cómo lograrlo?...

Cada día nuevo de tu vida, que te levantes de la cama, lo más importante es saber que estás bien, que despertaste y abriste los ojos y el sol sale por tu ventana, es ahí cuando Dios está al pendiente de nosotros y nos mira con amor.

Lo mejor que podemos hacer es levantarnos con actitud optimista, positiva y siempre pensando en agradecer a Dios por todo lo que tenemos desde un rico pan en nuestra mesa, la salud y la de todos nuestros familiares y parientes cercanos.

Vivimos tiempos en donde las naciones pelean por ser lo más competitivos, por tener más, por ser el número 1 en todo el planeta y no nos hace bien a nadie como raza humana.

Cada día de tu vida vive la vida al máximo, de la mejor forma que imagines porque no sabemos cuando comience otra guerra mundial y eso solo Dios lo sabe.

Vive feliz, vive la vida dando lo mejor de ti, compartiendo, buscando la mejor forma de comunicarte con los que más quieres, vive sin etiquetar a nadie, sin criticar y sin estar pensando en lo que las demás personas hacen con sus vidas.

Vive porque hoy podemos estar aquí y al siguiente día quien sabe, solo Dios todo poderoso creador de todo lo que vemos y en el que estamos, tiene el poder supremo de llamarnos a cuentas de lo que hicimos de nuestra vida.

Muchas veces nos sentimos mal porque no somos comprendidos del todo, porque nos sentimos solos, porque hay des-entendimiento entre las personas, sin embargo mientras estés vivo y respires... puedes seguir adelante con la vida pero más feliz y pensando con fé y esperanza.

Cuando tu poder de comprensión continua creciendo, cuando eres humilde y trabajas tu consciencia así como ser mejor cada día es cuando llegas a un punto de inflexión en tu interior y comienzas a tener un mayor crecimiento personal, un desarrollo humano legítimo.

Y tus reflexiones te ayuden a meditar lo mejor para ti y como aprovechar mejor tu día.

Reflexión y meditación


Muchas veces le decimos a las personas...

No tengo tiempo...

Estoy muy ocupado para atenderte...

No, no se  y no me interesa..

No me acuerdo de ti... Adiós...

O cualquier cosa parecida, o también muchas veces estamos tan preocupados por conseguir dinero que nos olvidamos por verdaderamente vivir.

O somos tan necios y tercos que prejuzgamos a las personas y no nos acercamos por emitir juicios o por miedos interiores.

O jerarquizamos mal,  o por ciertos intereses, o simplemente etiquetamos sin conocer.

O vivimos con memorias de rencor que no volvemos a hablar con esas personas que pasaron por nuestras vidas.

O estamos tan deseosos de tener lo que el vecino tiene que hacemos hasta lo imposible por conseguir cosas materiales que sólo nos traerán una satisfacción momentánea pero invertimos tanto tiempo en ello que también nos olvidamos por vivir.

¿Realmente es tan importante?

Lo verdaderamente importante es que seas más que ayer, que puedas valorar todo lo bueno y malo que pasa en tu vida, que toda mala experiencia te ayude a entender mejor la vida y puedas aprender de eso, que valores cada momento y a cada persona que se cruce en tu camino.

En pocas palabras que seas abierto a nuevas formas de ver la vida, a comprender con ojos ajenos la forma en como te ven y no cerrarte.

Que hagas lo que te nazca del corazón, que realices lo que más te apasione, que disfrutes más tus momentos personales y familiares.

Que valores la amistad...

Y lo más esencial... que tu capacidad de valorar y de dar de ti... sea cada día... más grande que ayer.

Porque vivir es una oportunidad... por eso vive feliz, vive optimista.

Con Respeto
Cuaumaciel