COMO ELIMINAR EL RENCOR DE TU VIDA

El rencor como un enemigo invisible

Persona con rencor 
El rencor, es un enemigo que se queda estancado en el corazón, invisible, que emerge cuando...

Cuando te encuentras en una relación de pareja, en una relación de hermanos, en una relación de vecinos, amigos o compañeros de trabajo, surgen a través de intereses, de malos entendidos o cualquier razón que pueda ser ciertos conflictos que se traducen a comparaciones, peleas, descalificaciones acompañadas de groserías y ofensas que llevan a las personas a guardar rencor en su corazón.

Incluso cuando vives con tus padres y tienes diferente forma de pensar a ellos, también surgen problemas, que se convierten en pleitos, no obstante también a pesar de que son nuestros padres, se queda algo de rencor y nuestro principales opciones son salirse de la casa o irse a vivir a otro lugar o seguir viviendo pero guardando rencor.

El rencor es maligno, es invisible y puede crecer si tú lo sigues alimentando.

Piensa esto, una solución al rencor es olvidar de corazón generando cariño y amor, combinándolo con una actitud humilde, yo lo he estado practicando y que crees... ¡Funciona!!!

Además, cuando te peleas con tus padres, el amor de ellos es tan grande que cuando los ofendes, te perdonan, porque te quieren mucho y nadie en el mundo, te va a querer tanto como ellos.

El rencor atrofia los sentimientos, envenena el corazón y el alma, no permitas que ese rencor se convierta en odio y llegues a un punto en donde sea muy perjudicial para ti.

Todos tenemos diferencias con diferentes tipos de personas, todos estamos expuestos a ofensas de muchas personas, pero si nos quedamos con esas memorias dolorosas nos llenamos de rencor y es contraproducente.

Cuando sientes mucho rencor y constantemente tienes resentimientos que te hace recordar a esa persona que te ofendió, empiezas a odiarla, le deseas lo peor y se vuelve precisamente un veneno queriendo que esa persona se lo tome, sin embargo sucede todo lo contrario, ese veneno poco a poco, te va afectando a ti. Causando todo tipo de secuelas:
  • Físicas
  • Psicológicas 
  • Familiares 
  • De tipo espiritual 
En cuanto a lo físico, las secuelas son muchas: insomnio, angustia, estrés, problemas de la piel, trombosis, dolores de cabeza y la lista sigue y sigue.

En cuanto a lo Psicológico, surge el orgullo, la soberbia y se comienzan a dar trastornos depresivos que pueden llegar hasta el suicidio.

En lo que respeta a lo familiar, sin darte cuenta, tu vocabulario intoxicado por el rencor, comienza a generar discordias, reproches, críticas y murmuración a terceros. No solo eso, sin darte cuenta divides a tu familia en contra tuya y en contra de otros.

Y las secuelas de tipo espiritual, jamás quedas liberado desde tu alma y corazón, pierdes toda reconciliación con Dios y las consecuencias en el Juicio final son irreversibles y no hay vuelta atrás.

LAS ARMAS MÁS PODEROSAS CONTRA EL ODIO, EL RENCOR Y EL RESENTIMIENTO

Sin lugar a dudas es el perdón, PERDONAR es la arma de destrucción contra el odio y el rencor.

Liberar tu corazón, te lleva a reconciliarte con Dios y a estar bien contigo mismo. Los beneficios son incontables, muchos afecciones que traemos sin darnos cuenta es porque cargamos mucho resentimiento y no lo desechamos.

No te preocupes si la otra persona no te perdona, el que debe estar bien, primero eres tú.
Sánate a ti mismo perdonando de corazón a todos los que te ofendieron, cuando lo haces legítimamente, sientes un alivio y sueltas mucha pesadez que siente uno que traía cargando.

El rencor de nada sirve, ni en la tierra, ni en el cielo y menos en tu corazón.

No permitas que tu alma se manche con vibraciones de negatividad, no vale y nunca valdrá la pena.

Dios te ofrece una oportunidad para salvarte a ti mismo perdonando de manera auténtica, hazlo, no pierdes nada, en cambio ganarás más de lo que te imaginas.



He visto tantas familias destruidas por el rencor, el odio y el orgullo y quedan sin amor para toda su vida, de verdad, no vale sacrificar tantas cosas tan valiosas por tan poco. Esos sentimientos negativos pueden cambiar el rumbo de tu vida si no haces algo al respecto.

Perdona, el perdón es la herramienta más grande que Dios nos dio y de nosotros depende utilizarla.

Por último quiero compartirte esta frase que me ha hecho reflexionar:

"El odio, el rencor y el resentimiento es la vía más rápida al infierno... pero también el perdón... es la vía más corta al cielo."

Con todo Respeto y un Abrazo
Cuauhtémoc Maciel