SENTIRSE SUPERIOR A LOS DEMÁS

SENTIRSE SUPERIOR A LOS DEMÁS



¿Te has sentido superior a los demás?
Consecuencias de esta forma de ser...

En momentos y etapas de la vida han existido personas que se sienten superiores a los demás, viéndolos más pequeños y mirando hacia abajo, de una determinada manera pensando que los demás valen mucho menos que ellas.

Sentirse superior es una actitud errónea del ser que poco a poco, lleva a la infelicidad. El soberbio no da crédito, solo se enfoca en él mismo de manera errónea.

Ese tipo de personas lo atribuyen muchas veces a sus condiciones económicas, o a algún talento especial que Dios les dió.

Recuerda que todos los talentos que tenemos son prestados, esos dones y talentos especiales con los que nacemos y vamos desarrollando con el tiempo.

Puesto que Dios es el que nos los otorga.

A mí en lo personal me pasó... pues me sentía más que otras personas, debido a un talento que Dios me dió. Ahora, trabajo todos los días en ser humilde, porque cuando actuamos de forma humilde, le empezamos a agradar a Dios y podemos ser merecedores de sus bendiciones.

Cuando te sientes superior muchas veces es porque te puedes sentir un sabelotodo y no te gusta que otras personas sepan más que tú, o quizá porque tu a fuerzas quieres tener siempre la razón; sin embargo lo único que estarás haciendo es drenando tu energía poco a poco, a causa de molestias y desgastes energéticos.

Pero solo son algunos ejemplos, existen muchos más.

Otras personas lo hacen debido a sus condiciones socio económicas, familiares, etc. Sin embargo, nunca te creas más debido a estos pensamientos... porque para Dios, todos somos iguales.

Las personas que sienten superiores a los demás, por lo regular tienden a caer mal y no conocen realmente lo que en verdad es la humildad.

Existen personas que dicen ser humildes y superficialmente si lo son, sin embargo al conocerlas a fondo, te das cuenta que no es así.

Que solo es una humildad disfrazada.

La humildad, es una virtud básica para que puedas llevarte bien con cualquier persona, te ayuda a que todo fluya mejor y nada influya, a que te sientas mejor contigo mismo y puedas actuar en consecuencia con todas las circunstancias que te pasan día a día.

Pero recuerda que tiene que ser real.

Cuando eres humilde... todos o la mayoría, habla bien de ti y esa mayoría querrá siempre estar contigo.

Sentirse superior es como una debilidad encubierta, muchas veces esas personas necesitan de humillar a otros para sentirse fuertes y decir mentiras para aparentar una cierta imagen, además tienden a emitir todo tipo de juicios para justificar sus acciones.

Una persona que se siente superior a los demás, no solo lo acompaña la soberbia, sino también el orgullo, y cuando eso pasa es muy complicado que baje la guardia.

Porque la mayoría del tiempo está a la defensiva. Además cambia el contexto a su manera de pensar.

Lo positivo en resumen es que:

Busques siempre tratar de ser el mejor en lo que hagas...

Positivamente... sin dañar a nadie.

Pero jamás creerte que eres el mejor y que estás por arriba de todos, porque los campeones que llegaron a lo más alto en lo que hacen, es porque lo hicieron con una vida humilde, sencilla, en simpleza y con un esfuerzo extraordinario.

Recuerda que los verdaderos millonarios que han hecho grandes fortunas son personas humildes.

Si tienes la intención de ser humilde, hazlo pero que sea de corazón, así... sentirás que la vida fluye.

Recuerda que la humildad no es sumisión ni sentirte inferior a los demás...

Es madurez y equilibrio personal.

Busca ser bondadoso, que es todo lo contrario a sentirse superior, con la bondad personal, se combate todas esas actitudes erróneas del ser que solo lo llevan a no crecer y evolucionar.

Con Respeto
Cuauhtémoc Maciel
Un Abrazo.