LA ABUNDANCIA















La Abundancia
Una maravillosa ley que es necesario entenderla...

La maravillosa ley de la abundancia es una forma de vida que te lleva a sentirte pleno y poseer... una riqueza personal.

El significado o la raíz  latina de esta palabra significa:

"Elevarse entre las olas".

Muchas personas en el mundo no comprenden este concepto que realmente trae mucho más de fondo, sin embargo creen que la verdadera abundancia se encuentra en las formas de éxito que vemos en la televisión o en las redes sociales.

Es ahí cuando muchas personas imitan estos estereotipos y al final se sienten decepcionados por no ser la perfecta persona que querían ser o frustración por no conseguir ese tipo de vida.

Primero tienes que ser feliz con lo que eres y con todo lo que tienes, expulsando de ti gratitud en todos los sentidos. A la par ir caminando en la vida fluyendo.

Hay una frase que dice así: 

"Permítete que todo fluya y que nada influya... y así las cosas se irán dando poco a poco."

La abundancia es un concepto muy muy grande... y comienza primero... por darse a sí mismo, buenos pensamientos, tiempo, educación y ayuda.

Pero para recibir cosas buenas en la vida primero tenemos que dar.

Dar de nosotros mismos, compartirse y dar a los demás.

No te importe cuanto tengas, a veces uno se pregunta... ¿Pero si doy lo que tengo... me voy a quedar sin nada?...

Hasta yo lo he pensado y sabes... se vuelve un sentimiento negativo y de escasez.

La abundancia es una sincronía, una sinfonía de la vida en donde tienes la oportunidad para ser el mejor que puedas o que quieras.

Todo tiene un eco en la eternidad.... por eso es muy importante pensar prudentemente y siempre estarse mejorando constantemente, aprendiendo de las lecciones que nos da la vida.

La abundancia no solo es el aspecto financiero, comienza desde el aspecto espiritual porque de ahí parte todo... el flujo de valores en acción, tu persona y tu propia conexión hacia más personas.

Darte a ti mismo, dar pensamientos, dar más de ti, esforzarte por relacionarte y convivir te lleva a una abundancia mayor y milagrosa.

Te desprende del egoísmo, de la vanidad y querer hablar todo el día de ti mismo y de tus aventuras, eres importante, pero lo eres mucho más cuando comprendes lo importante que es  dar, saber escuchar a los demás, etc.

Es un equilibrio entre el compartirte demás y no compartirte nada. Un equilibrio entre dar y no dar nada nunca. Los excesos son malos pero en este caso nunca será malo dar todo lo que quieras dar.

Ser abundante te hace una persona que tiene disposición por una bonita conversación, por oír a los demás y por compartir.

Te abre a los problemas y buscar soluciones, y cuando te abres a los problemas y buscas, comienzas a encontrar técnicas eficaces humanas que te llevan a la practica clara y sencilla de la abundancia.

La abundancia te llena de fortaleza interna y te lleva a lograr decisiones que te empoderen y te hagan una persona más próspera.

Podrás aportar y contribuir a tu casa, pero si no te compartes personalmente con tu familia o con quien tengas que hacerlo... no será una verdadera abundancia.

La verdadera abundancia es una integración de todos tus aspectos personales y buenas actitudes que tengas en el transcurso de tu vida.

Y dar teniendo teniendo muy poco pero con mucha Fé... te hace absolutamente abundante.
















La verdadera abundancia.... proviene de un cambio interior, del poder del entendimiento y de saber que todo lo que somos, lo que tenemos y vivimos es por el poder del Creador.

Con Respeto y aprecio
Cuauhtémoc Maciel