NUNCA DEJES DE CREER


Nunca dejes de Creer 

Siempre esfuérzate en conseguir estas prioridades

Vivimos en tiempos complejos, en tiempos en donde los medios de comunicación se han apoderado de la mayor parte de la atención en los seres humanos.

Tiempos donde hay mucho temor, incertidumbre, desentendimiento, diferencias de opinión, contradicción y todo tipo de pecados capitales como gula, avaricia, soberbia, etc.

Es tiempo de prepararse en serio, para dejar salir todo lo malo y dejar entrar todo lo bueno.

Hoy escuché una frase:

"Prepárese para los tiempos finales, porque si alguien dice que no ha pecado, está diciendo una mentira."

Cuando actúas mal o tus acciones son injustas para Dios y para muchos y además no estás revirtiendo esa acción, entonces tendrás que asumir las consecuencias.

Desde un punto de vista no es malo pecar, porque somos humanos y de alguna manera todos lo hacemos, enojándonos diciendo insultos o groserías, hablando mal de alguien que nos cae mal o dañando la reputación de alguien con quien se trabaja etc.

Lo malo es quedándonos en ese estado y nunca arrepentirse, nunca cambiar, nunca revertir algo malo que se hizo.

Cuando te quedas con las mismas creencias y nunca te atreves a cambiar...

Cuando dejas que entren creencias negativas y destructivas a tu mente...

Cuando aplicas todo tipo de acciones que perjudican a otros...

Cuando nunca te arrepientes y te quedas en ese estado...

Cuando no te preparas y te quedas en estado inerte....

Cuando tu soberbia se vuelve tan grande como tu ignorancia...

Entonces será casi imposible que construyas creencias edificadoras que te lleven la reconstrucción de tu mente, cuerpo y alma.

A esa transformación de corazón.

Esta contingencia por la que estamos pasando en estos tiempos, es un tiempo de reflexión para nosotros mismos...

Un tiempo para discernir y entender...

Un tiempo para reflexionar...

Un tiempo para ver como la vida está progresivamente muriendo...

Porque cuando ando por las calles de la ciudad, veo personas y las nuevas generaciones viviendo de una forma tan radical, como si fueran muertos en vida.

Viendo como se dejan llevar eliminando sus buenas creencias.

Las buenas creencias son las que te sanan tu corazón y llenan de gozo tu espíritu.



Cuando comiences a creer tu Fé te sostendrá y se fortalecerá.

Esfuérzate por aprender...

Jamás te dejes vencer y siempre lucha por adquirir...

Buenas creencias.

Si crees... entonces habrá Fé.

Con Aprecio
Cuaumaciel
Un Abrazo.